Kilosophy

¿Es la grasa el verdadero enemigo?

Es la grasa el verdadero enemigo

Por mucho tiempo la industria, la publicidad, nutricionistas, médicos, libros difunden la idea de que debemos consumir menos grasas o sin grasa y claro alimentos bajos en colesterol. Es verdad que tenemos varias grasas que se asocian con problemas de salud y es inequívoco el hecho de que las grasas y los aceites modificados proinflamatorios se asocian a varios riesgos en la salud.

Sin embargo, hay pruebas que demuestran que las grasas trans son veneno y se liga con varias enfermedades crónicas, pero los resultados positivos que vemos y tenemos cuando consumimos grasas buenas y colesterol son indiscutibles.

Muchos siguen pensando que el consumo de grasas implica sobrepeso u obesidad cuando en realidad estas enfermedades o cambios en nuestro metabolismo tiene poco que ver con la grasa alimenticia y si mucho con el exceso de consumo de carbohidratos, ultra procesados y azúcar. Pasa lo mismo con el consumo de colesterol y su relación con el colesterol alto y riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular.

Las grasas cumplen diversas funciones en el organismo, casi todas ellas son necesarias para la vida no les tengan miedo no es tu enemigo, algunos ejemplos son:

  1. Pueden utilizarse como reserva energética, debido a que aportan más del doble de energía que la producida por los glúcidos.
  2. El colesterol es un precursor de hormonas sexuales y de la vitamina D, las cuales desempeñan funciones de regulación.
  3. La grasa dietética suministra los ácidos grasos esenciales, es decir, el ácido linolénico y el ácido linoleico, siendo necesaria para transportar las vitaminas A, D, E y K que son solubles en grasas y para ayudar en su absorción intestinal.
  4. Los ácidos grasos esenciales también componen las prostaglandinas, que controlan la inflamación en el cuerpo. Conoce los programas de Pérdida de Peso Kilosophy.
Solicita una cita gratuita al whatsapp 7201-4270 aquí http://bit.ly/kilosophycr

KILOSOPHY - Educamos -Inspiramos - Transformamos Vidas.

Compártenos

¿ES LA GRASA EL VERDADERO ENEMIGO?